Diferencias entre préstamos gratis y sin intereses

Actualmente, un reclamo habitual en marketing es ofrecer productos gratis al consumidor para que los pruebe por primera vez. Esta estrategia resulta ser un gancho muy atractivo ya que “si no gastamos nada en ello, tampoco perdemos nada probándolo”, ¿no es así?

Parece ser que salimos ganando 100% con este tipo de ofertas y por eso muchos consumidores prueban los productos que las empresas les regalan tan alegremente.

Si bien esto puede – y es – cierto cuando probamos un alimento de muestra en el supermercado, no es lo mismo cuando de préstamos se trata. Hay dos tipos de ofertas populares en el mundo de la financiación online, a saber “préstamos sin intereses” y “préstamos gratuitos”. Aunque muchas personas puedan pensar que ambos casos implican lo mismo, en este artículo desgranaremos los detalles de ambos servicios para ver la realidad tras la publicidad.

sin intereses

Ante todo, hay que recordar que la panacea no existe. La única forma fiable de ganar dinero es trabajando y siendo un consumidor responsable, las financieras que salen al rescate ayudan en muchas ocasiones pero siempre se llevan sus honorarios religiosamente. Esto es natural, ya que el tipo de servicio que prestan es muy arriesgado debido a los escasos requisitos y la posibilidad de prestar dinero a morosos que aparecen en ASNEF. El riesgo que asumen lo compensan con honorarios considerablemente más elevados que los de las entidades bancarias tradicionales.

TIN y TAE

Ya sé que muchos no somos economistas pero la correcta comprensión de algunos términos del sector financiero nos puede ahorrar un gran quebradero de cabeza. ¿Quieres pasarte los siguientes meses de tu vida echando cuentas y esperando una alineación planetaria para llegar a fin de mes o prefieres entender un par conceptos para discernir los préstamos caros de los baratos?

Creo que la decisión es evidente llegados a este punto. Además, el único indicador de que un préstamo sea caro o “barato” no es la cuota mensual que vayas a abonar hasta la devolución completa. Tampoco se trata tan solo de que puedas pagarlo o no, recuerda que la financiación es un servicio y como tal implica un gasto por tu parte como consumidor y una ganancia por parte de la empresa que te entrega el capital.

La tasa de interés nominal, o TIN, indica el coste del préstamo en cantidad relativa a la cuantía del mismo, es decir, con un porcentaje. Por su parte, el TAE es la tasa anual equivalente que, como su nombre indica, te indica el coste de la financiación en términos anuales.

Por lo tanto, ambas cantidades expresan información distinta y no hay que confundirlas. No olvidemos que un préstamo puede suponer una comisión de apertura o de cancelación y otros gastos asociados que no siempre quedan claros hasta que se habla de la contratación.

Préstamos rápidos sin intereses

Un préstamo sin intereses es aquel cuyo TIN es 0% y que camufla las comisiones que se cobran por otras partes durante la devolución. Esto es un gancho habitual por el simple motivo de que no todos los clientes controlan la terminología relacionada con estos servicios y caen en el supuesto de que no se les va a cobrar casi nada por el servicio.

Poca gente es tan ingenua para creer que les van a dar dinero gratis pero más de la que imaginas llega a no leer en detalle la letra pequeña o a revisar las cuentas asociadas al servicio.

Préstamos rápidos gratis

credito0porcienUn préstamo gratis es aquel que no te supone gasto alguno, es decir, si pides 300 € y recibes esta cantidad eso mismo es lo que deberás devolver una vez se venza el plazo del préstamo. Esto no tiene trampa ni cartón y solo es posible en el caso de minicréditos a corto plazo a modo de oferta inicial entre los servicios de financiación más reputados.

No conozco los detalles de la oferta pero en su publicidad de jactaban de ofrecer un préstamo gratuito para nuevos clientes de hasta 300 euros.

La palabra gratuito no deja lugar a equívoco, significa que no te cuesta nada un servicio y son muy pocas las ofertas que lo cumplen.

En definitiva, la publicidad de manipula a menudo para hacer creer a los clientes que las ofertas son mejores de lo que realmente son. Esto es una práctica legal siempre que se publique toda la información de los servicios, como el TAE por ley, aunque sea en letra pequeña.

Queda como responsabilidad y deber de los clientes que éstos se informen debidamente de los servicios que van a contratar para no caer en impago. El uso responsable de la financiación es una práctica recomendada por todas las entidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *